Tomás Buenos Aires

Tragos de tango en clave de chamuyos porteños

Tomás Buenos Aires
Baile paralizado: partidas de inspectores clausuran milongas PDF Imprimir Correo electrónico
Lunes 17 de Mayo de 2010 18:38
AddThis Social Bookmark Button

El sábado último una partida de inspectores municipales clausuró el “Club Gricel” del barrio de San Cristóbal. La avanzada fue sin contemplaciones: mientras las fajas de clausura eran pegadas en el acceso al establecimiento, se obligó a la gente a desalojar el local a las tres y veinte de la mañana, cuando todavía –madrugada de sábado-, muchos milongueros permanecían en el lugar. El patrullero y su dotación de policías, estacionado en la puerta del local, sumaban otro aviso sobre lo drástico del operativo. 

Estas líneas no van a discutir sobre los motivos de las clausuras. Los desconoce y estima que alguna o algunas faltas pudieron ser advertidas por los inspectores. En la práctica, como todos los que alguna vez han estado detrás de un mostrador lo tienen asimilado, es prácticamente una utopía poder cumplir con los cientos de ordenanzas y reglamentaciones impuestas por las administraciones nacional y municipal.  

Esto favorece un estado de cosas que puede esperarse: tratos desiguales y el propiciamiento de la coima. Al final no llega a saberse si este mismo estado de cosas persiste en beneficio de los clientes o en beneficio de los funcionarios. 

El jefe de Gobierno de la Ciudad, Mauricio Macri, puede no saber en qué andan sus oficinas de control, al fin y al cabo afirma con todo el énfasis que puede, y cada vez que puede, que no estaba enterado de que algunos de los empleados que le dependen le daban tupido a las escuchas telefónicas, es decir, cobraban sueldos municipales para espiar a otros. 

Tomás Buenos Aires, tiene la esperanza de llegar con su mensaje a la oficina de prensa del jefe de Gobierno y que ésta lo alerte de cosas que se dicen de su gestión sin tendenciosidad ni ánimo destructivo. El escriba de esta página, debe aclararse, no está vinculado en nada con la familia Chidíchimo salvo su concurrencia a las milongas que organizan donde paga normalmente el costo de la entrada.  

Si llegamos al Gobierno de la ciudad, entonces debemos decirle que en lugar del desalojo abrupto de las salas y las clausuras, lograría más con una tarea de convencimiento a los responsables de los salones sobre el cumplimiento de las normas: hay formas menos policiales de convencer.  Por ejemplo, sin clausurar, que los inspectores peguen carteles en el interior de los locales advirtiendo a la gente sobre las falencias que presenta. Un mes después de esto, cualquier clausura en caso de insistir en el incumplimiento, no asociará ninguna queja. 

Y sobre el trato desigual favorecido por las normas tal como están dispuestas. No se conoce de clausuras a boliches donde de frente manteca se consume y/o vende droga, se satura de alcohol a los jóvenes o se cobija la prostitución y hasta las tres cosas juntas.  

 

En cambio en las milongas, no se advierte consumo de droga, no hay ambiente para la prostitución y es excepcional, perimido puede afirmarse, un episodio de borrachera. Tan cierto esto, como que no hay milongas con patovicas de custodia.

De vuelta: el trato desigual es permitido por las ordenanzas y reglamentaciones, basadas en la discrecionalidad. Y como valor agregado a la crítica contra las clausuras cuasipoliciales de las milongas: el tango. Único género musical que genera un movimiento turístico-comercial que luego se traduce en impuestos destinados a engrosar las arcas del Gobierno de la Ciudad y el gobierno nacional, los que coinciden en clausurar sus locales. 

Segundo valor agregado: lo que es el tango para su gente. Sobre todo el tango bailado, el tango más cerca del pueblo de todas sus manifestaciones, el que por veinte pesos puede practicar la gente durante cinco o seis horas, cualquier día y noche de la semana. El tango en la milonga, el que tiene a su alcance la gente. 

Al que con estas medidas se silencia y se paraliza. No es poco. Y es, por lo menos, desigual.

      
 
Agenda cultural gratuita para la semana PDF Imprimir Correo electrónico
¿Qué hay ciudad?
Jueves 14 de Octubre de 2010 15:46
AddThis Social Bookmark Button
Grilla de actividades culturales gratuitas para la semana de 14 al 20 de octubre, de cuerdo a lo informado por la Dirección de Promoción Cultural del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires en su boletín Nº 292.

Espacio Cultural Julián Centeya, avenida San Juan 3255, Boedo. Recuerdo a los 100 años del natalicio de Julián Centeya. Habrá charlas sobre el gran poeta lunfardo, conciertos con la Orquesta Fray Pimientos y la Orquesta del Tango de Buenos Aires. Gran milonga popular. Mañana 15 a las 20 y el sábado 16 a las 19..

También el domingo a las 16. Teatro Infantil: Adela pide tres deseos, por el Grupo Contaca. Adela espera la llegada de sus amigos para festejar su cumpleaños. Con Fabián Carrasco, Cecilia Cartasegna, Malena Salatino y Ramiro Bailiarini. Música: Luciano Fernández. Dirección Mariano González.

Centro Cultural Marcó del Pont, Artigas 202, Flores. Sábado a las 19. Huellas de Tinta. Espectáculo para destacar a los autores que hicieron y hacen nuestro teatro, radio, cine y  televisión. Con Selva Alemán, Arturo Puig, Fabián Vena, Claudio Da Passano y otras  figuras.

También el sábado a las 15, 30: Teatro y recorrido. Una tarde con Roberto Arlt en Flores. Durante el recorrido los espectadores conocerán su historia de vida. Comienza en La Mansión de Flores (Yerbal 2217) y llega al Centro Cultural Marco Del Pont a las 16.

Leer más...
 
De cumple PDF Imprimir Correo electrónico
Tomar Buenos Aires - Letras de la ciudad
Escrito por Horacio Pagano   
Lunes 11 de Noviembre de 2013 16:26
AddThis Social Bookmark Button

Tomás, cumple años hoy, sábado. Día que no labura y entonces solito en la piecita de Ramos Mejía, espera la noche.

Cenará y festejará con los amigos de siempre, hasta “el Grillo” va a venir: uno de sus compañeros de ranchada cuando los dos coincidieron en la guardada a la fuerza que los llevó a la espesa Planta II de Villa Devoto. La ranchada de una cárcel, grupo de presos que conviven y se protegen solidariamente dentro del pabellón, hace amistades con fierros y de fierro. Por eso ahora, los dos  libres, se buscan con el “Grillo”. Que hasta labura, como Tomás. Como él, dejó atrás la mala vida, aunque, distinto de Tomás, “el Grillo” pudo volver con su familia.

Cumplir años cuando los treinta son largos ya, piensa Tomás. Empezás a rebobinar lo que hiciste en tu vida, sobre lo que hiciste y no hiciste, sobre lo que sos y sobre lo que pudiste ser.

Es, sobre todo, responder a eso que te preguntaste de purrete, que todos se preguntaron de pibe: ¿soy o no, de grande, lo que de chico me imaginé que sería? Y cada uno tiene la respuesta para uno mismo.

Y Tomás la tiene para él. Tanto se equivocó. Tanto. Como dice el troesma don Enrique, el Cadícamo en  “La casita de mis viejos”; “mis veinte abriles me llevaron lejos…, locuras juveniles, la falta de consejo”. Tal cual. Eso le pasó.

Por eso le cuesta tanto, lo jode, lo siente como una faca que le entra hasta las entrañas, ver a los pibes de la droga. Sabe dónde van a terminar, en el mejor de los casos en el instituto o la cárcel…, y de ahí cuesta demasiado volver. Tomás sabe lo que cuesta volver de la mala vida.

¡Carajo! no ser maestro para decirle a esos pibes, que algún día van a enfrentarse con la pregunta de purrete qué él hoy, en el día de su cumple, intenta responderse: ¿soy o no, de grande, lo que de chico me imaginé que sería? Eso, si es que llegan a grandes…

Esa noche, al caminar por el barrio hacia su fiesta Tomás giró en la esquina y pasó por la vereda de entrada al pasillo donde los pibes consiguen droga.  Un poco más adelante, casi llegando a la esquina, el patrullero que había pasado frente al pasillo apenas antes, siguió sin detener su pachorriento camino.

 
Bandoneones se buscan, para tango argentino PDF Imprimir Correo electrónico
Tango, música y sentimiento
Martes 21 de Junio de 2011 18:12
AddThis Social Bookmark Button

El tango sin bandoneón puede compararse a una mujer con pocas curvas: los dos, tango y mujer, mantienen su esencia pero... les falta algo.

Y si bien no hay riesgo de que el mujeraje sufra una merma natural de la producción de curvas, hay riesgo cierto de que el tango empiece a extrañar los bandoneones.

Lo advierte una nota aparecida hoy de la agencia internacional France Press (AFP), la que informa que "cada vez es más difícil encontrar bandoneones de alta calidad atesorados desde principios del siglo XX, los que se consiguen cotizados carísimos en dólares".

Así por lo menos lo alertó Oscar Fischer, el luthier que en la Argentina y desde San Telmo preside la Casa del Bandoneón. "Estimamos que hasta la II Guerra Mundial se importaron unos 60.000 bandoneones, de los cuales quedarán unos 20.000. De éstos, solo 2.000 están en estado óptimo de originalidad", dijo Fischer a la AFP. 
 
Es lo que explica el por qué los especialistas en restaurar y afinar bandoneones hayan desaparecido lenta pero inexorablemente en Buenos Aires. Como por ejemplo los de la calle General Martín de Gainza al novecientos, pleno barrio de Caballito norte, donde quien escribe esta página veía llegar en sus años de lucha por trascender con su música a Astor Piazzola, para descargar sus bandoneones y confiárselos a esos luthiers tan anónimos y bohemios como lo sugería la modesta vidriera desierta de ese taller de arreglo de fueyes sin siquiera un cartel.

Los bandoneones empezaron a llegar a la Argentina en 1880 traídos por la inmigración europea que se hizo de estos instrumentos en Alemania donde los fueyes nacieron a mediados del mismo siglo. Amantes de los acordeones, viajar a "hacerse la América" con ellos les resultó muy dificultoso por su tamaño que los hubiera obligado a descartar pertenencias más básicas para la subsistencia.

Buscaron entonces un "acordeón portátil" y hallaron los bandoneones de sonido parecido aunque más ronco y menos rico en timbres: nadie se imaginó que le acercaban a Buenos Aires el instrumento que apuntalaría la música de la ciudad.

Nuestro hoy bandoneonístico
Pero volviendo a la actualidad, Fischer explica que "la falta de bandoneones se hizo muy evidente en el 2000, con un alza de la demanda por la aparición de músicos jóvenes que formaron orquestas en las que tomaron la herencia de los patriarcas del tango, pero con toque 'roquero'", evocó.

Para colmo, Argentina atravesaba ese año una de sus peores crisis económicas por lo que "llegaban turistas y coleccionistas de todo el mundo y, favorecidos por el cambio, empezaron a llevarse como souvenirs los antiguos y atractivos bandoneones", comentó el luthier.

Leer más...
 
Raquítico festejo de los 200 años de la Patria PDF Imprimir Correo electrónico
Jueves 13 de Mayo de 2010 14:24
AddThis Social Bookmark Button
El acto central de festejos del Bicentenario de la Revolución de Mayo en 1810 será encabezado por la presidente Cristina Kirchner y se realizará el día 25 con un desfile de artistas, músicos y escenógrafos que, entre la Plaza de Mayo, por la avenida homónima o diagonal norte, y la avenida 9 de Julio, harán una puesta de 19 cuadros que rescatarán sendos hitos de los doscientos años de historia argentina.

Los cuadros, se ha adelantado, representarán segmentos de la evolución del país como la soberanía, la inmigración, la industrialización y la tecnología entre otros, sin que necesariamente su ordenamiento respete la cronología de épocas.

Luego de participar del tedéum que extrañamente se realizará en Luján desdeñando la Catedral de Buenos Aires de indudable mayor peso histórico, la presidente encabezará el desfile central de artistas y músicos que en sus actuaciones evocarán nuestras tradiciones.

Seguidamente Cristina, acompañada por un número estimado en dependencias oficiales de dos mil personas, se desplazarán desde la Plaza de Mayo hasta la 9 de Julio, contemplando en ese trayecto los 19 cuadros tomados de la historia nacional. El gobierno designó director artístico de la muestra a Diqui James. En la Casa Rosada se asegura que esta presentación reunirá “alto valor estético y tecnológico”.

La ausencia notoria del acto central del 25 de Mayo: las fuerzas militares.

El escuálido programa de festejos de 200 años de vida institucional de la Argentina, sólo prevé la participación uniformada el día 22 con un desfile militar y de las fuerzas de seguridad por el denominado Paseo del Bicentenario, en la 9 de Julio entre las avenidas Corrientes y Belgrano, en estos momentos en construcción. Los efectivos desfilarán con banda de música y el color estará reservado para el paso de las tropas en uniforme de época con los clásicos regimientos de Granaderos a Caballo y Patricios. Los Granaderos probablemente deban desfilar a pie: un virus equino que ya paralizó la actividad turfística podría determinar que los caballos del regimiento no salgan de sus establos por previsión veterinaria.

Por la tarde del 25, en el mismo escenario, desfilarán las representaciones de las provincias.

El Paseo del Bicentenario se abrirá al público entre el 21 y el 25, integrado con stands de la Nación, de las veinticuatro provincias y de los veinte países invitados. Funcionarán, además, tres escenarios: de arte, espectáculos y provincias. 

Por eso, durante esos días se cerrará la avenida 9 de Julio al tránsito vehicular, entre Corrientes y Belgrano. Habrá tránsito sólo en algunos segmentos horarios por las laterales: Lima, Cerrito, Carlos Pellegrini y Bernardo de Yrigoyen y mejor será evitarlas en la medida de lo posible.

No se confirmó si la presidente participará de las celebraciones en los días 22 y 23. En cambio, sí comprometió su asistencia en la noche del lunes 24, a la esperada reapertura del Teatro Colón, a la que fue invitada por el jefe del Gobierno porteño, Mauricio Macri.

El domingo 23, está previsto el "Desfile de la Integración", con comunidades y países invitados.

Se prevé, asimismo, el desarrollo de ciclos de debates sobre trabajo, cultura, educación y derechos humanos a través de los días señalados como habilitados del Paseo del Bicentenario.

No se informó oficialmente aún sobre quienes serán los presidentes y otras autoridades extranjeras que viajarán al país, para acompañar la celebración argentina.

El gobierno aseguró que, además del foco en mayo, están previstos actos recordatorios “durante todo el año”.

El programa de festejos de los 200 años de la Patria, el lugar donde cada uno tiene a sus vivos y sus muertos, es decir el lugar a donde se pertenece, que no se cumple todos los días y que debería asumir una exaltación de la pertenencia de los argentinos a su Nación, se presenta flaco.

Puede sentirse que la Reina del Plata, sus habitantes, y todos los argentinos esperaban algo más.

 
«Inicio Anterior  61 62 63 64 65 66 67 68 69 70 Siguiente Fin»

Página 65 de 97

A Puro Tango
Milonga en el Cánning
Sábados desde las 22
Miércoles y domingos 18 hs
Av. Scalabrini Ortiz 1331
Reservas: 15 3604-0714

La milonga de Marta Famá Los miércoles desde las 21 Manuel Rodríguez 1191 a pasos del Cid Campeador
Reservas: 15 5645-8027

Consorcios
Administración Estudio Pino
Profesionales matriculados
Para que su edificio funcion
4952-5324 - 15 6189-3055

Román Pagano, 40 años de herrería

Por publicidad en este sitio contactarse a tomasbuenosaires@gmail.com

Humor

Cuero

La mujer le cuenta a la psicóloga que su marido apenas si la mira y ya no la toca.

La profesional le aconseja: “ponete ropa de cuero y esperalo así vestida al regresar a casa, no hay hombre que se resista a esa insinuación; después me contás”.

En la consulta siguiente la psicóloga le pregunta: “y, cómo te fue con la ropa de cuero”

La esposa, soltando el más dramático llanto, respondió: me dijo ´qué hacés Batman; qué tenemos para comer esta noche…´

© 2015 Tomás Buenos Aires
Este sitio utiliza Joomla Software Libre. Desarrollo, Hosting y Producción Web por Asterisco Web's