Tomás Buenos Aires

Tragos de tango en clave de chamuyos porteños

Tomás Buenos Aires
Apuntes de la ciudad PDF Imprimir Correo electrónico
¿Qué hay ciudad?
AddThis Social Bookmark Button
El Sube no deja subir

El Sube es el sistema de tarjetas prepagas que, en algún momento, quién puede saberlo, permitirá a los porteños pagar el boleto de colectivo sin usar monedas. 

Puede decirse que, por lo menos en la capital federal, alrededor del 75% de las unidades ya cuentan con la máquina lectora de tarjetas. Pero, salvo en contadas, muy pocas, líneas, las máquinas no están operativas por decisión de las empresas y porque el gobierno no apura la implementación de la nueva modalidad de pago del boleto.

Conclusión: el Sube sigue sin dejar subir al pasajero que no tiene monedas, porque las máquinas lectoras están instaladas pero en etapa de adorno en los colectivos.

Y lo de “adorno”, no es una palabra utilizada por esta página: el interno 2 de la línea 103, transporte “Quirno Costa” tiene la máquina del Sube forrada en papel con una leyenda que dice precisamente eso: “adorno”. Es una tomada de pelo.

El retraso en la puesta en funcionamiento del Sube no es culpa de las líneas de colectivos, a quienes el nuevo sistema seguramente no los beneficia impositivamente. Tanto es el rechazo empresarial al Sube, que prefieren seguir corriendo el riesgo del asalto a aceptar el cambio.

Bien, pero por lo menos que no tomen el pelo públicamente a los usuarios de quienes viven, mostrando las lectoras en condición de “No operativa” o de “adorno”. 

La culpa sí es del gobierno, que debe dar la orden de puesta en marcha del sistema de una vez por todas, sobre todo cuando casi todos las unidades ya están equipadas y sus bondades ya han sido probadas largamente en ciudades grandes del interior como Bahía Blanca por ejemplo.

Y cuando es, además de un avance en comodidad para pasajeros y choferes, una forma concreta de disuasión contra los asaltos a los colectivos. Que el Sube deje subir.

Sarmiento no lo bancaría
Para quien no es pasajero habitual, el ferrocarril Sarmiento parece haber transitado zonas de guerra. Es tan primitivo el equipamiento de los viejos vagones, faltan reponer tantos vidrios en sus ventanillas, son tantas las roturas, viaja tan apretada la gente, es tanta la mugre en esos viejos vagones que ese escenario sorprende o mete miedo a quien no está acostumbrado a padecerlo.

Es cierto que hay algunas formaciones nuevas. Son las menos. No alcanzan a compensar el triste espectáculo de ese ferrocarril que lleva el nombre de quien, precisamente, tendió más kilómetros de rieles en la Argentina que el resto de Sudamérica. Sí, seguro, Domingo Faustino Sarmiento no lo toleraría.  

Noviembre sin Aeroparque Metropolitano

La Administración Nacional de la Aviación Civil (ANAC) informó que el Aeroparque Metropolitano Jorge Newbery permanecerá cerrado para todas las operaciones por refacción entre las 23 del 3 de noviembre y las 20 del 1 de diciembre.

Los vuelos de cabotaje de Aerolíneas Argentinas, Austral y LAN y sus vuelos regionales, más los de la empresa TAM serán trasladados al Aeropuerto Internacional de Ezeiza "Ministro Pistarini". Por otro lado, los vuelos de Pluna, Sol, Andes y BQB lo harán desde el aeropuerto de El Palomar, mientras que los vuelos privados se concentrarán en la estación aérea de San Fernando.

Leer más...
 
¿Así enseña el tango? PDF Imprimir Correo electrónico
Tomar Buenos Aires - Letras de la ciudad
Escrito por Horacio Pagano   
Domingo 08 de Diciembre de 2013 08:50
AddThis Social Bookmark Button

Tomás, se calza con apuro los yines y la remera descartados que usa para trabajar. Llegó tarde a la herrería y sus compañeros ya se cambiaron: viajar de Ramos Mejía a Barracas, de ida y de vuelta, es cada día una aventura. Encima, el calor. Deja al resguardo del mosquerío el portentoso chegusán de milanesa que trajo de casa para almorzar y así ahorrarse unos pesos en la comida.

Lo espera un día de corte de planchuelas y perfiles para encaminarlos a la soldadura con la que armará el gran ventanal de fierro.

Hay que respetar a la soldadura eléctrica. Estar vestido para cuidarse de las quemaduras por chispa y careta filtrante para proteger la vista de la concentración de rayos ultravioletas: los ojos expuestos a los rayos de soldadura duelen más que una muela enferma y se termina en el hospital. Así y todo, si la soldadura son sólo unos puntazos, los herreros con cancha cierran los ojos y le dan nomás.

La mañana se va y la construcción del ventanal encargada a Tomás casi termina. Falta una pasada de piedra esmeril para quitar las traicioneras rebabas muy filosas y remover las costras sobrantes de soldadura. Después, baño de pintura antióxido y se acabó.

Pero después del almuerzo. Mientras se prepara la rueda de los obreros para comer el patrón, buen tipo y sabedor del oficio, revisa el ventanal apoyado sobre los caballetes a punto de terminarse: controla más que otra cosa las escuadras, los ángulos de noventa grados que deben estar perfectos para que calcen sin problemas en las aberturas donde irán y zafar de que los albañiles tiren la bronca si la fijación se les complica. Los pases de facturas entre gremios pueden ser grosos...

-Tomás, está diez puntos el ventanal; a trabajar así ¿te enseña el tango…?- le pregunta, sarcástico, el trompa como para que escuchen todos los de la herrería.

-Y… sí… lejos no le anda jefe…- contesta Tomás. Y envalentonado la sigue: -mire, el tango exige, casi le diría que disciplina; para escribir sus letras hay que parir versificación, rima, acentuación, y todavía le queda nada menos que meterle poesía, para tocarlo hay que saber música y no hay oído que valga si uno busca ser bueno y, la última, para saber bailarlo hay que ir a la academia, si no, a uno no pasa de tronco y las bailarinas miran para otro lado. Le digo, ¿sabe cuántas cosas andarían mejor en el país, si los que tienen la manija se pararan a mirar y aprendieran del ordenamiento que exige el tango?

Tomás la remata en medio de las risas de los otros obreros: -así que jefe, ¿viene conmigo y con los muchachos a la milonga esta noche?-.

-Y… si es tan así como vos lo pintás, vamos a tener que ir Tomás- concedió el patrón con una sonrisa mientras piantaba del lugar.

-Es así, es así nomás jefe; lo espero esta noche en “Cánning” jefe…- lo apuró Tomás. El trompa, sin darse vuelta, levantó la mano con el pulgar para arriba y buscó rápido la calle…

 
Porteño en la lona saca cuentas PDF Imprimir Correo electrónico
AddThis Social Bookmark Button

Una semana después de los festejos al cumplirse el Bicentenario de la Revolución de Mayo, aplacado el fervor que el acontecimiento desató, es un momento indicado. Para formular algunas consideraciones y dar lugar a la reflexión de las porteñazas y porteñazos que llegan a Tomás Buenos Aires.

Aquí se dijo más de una vez que la agenda de los festejos resultaba, por lo menos raquítica. Lo fue. Más allá de las variadas muestras de tono histórico, regional, artístico y artesanal, de las buenas puestas que de ellas se hicieron, del entusiasmo popular que concitaron, cuatro días y una noche de celebraciones fueron mezquinas para celebrar lo que no se repetirá hasta dentro de cien años, cuando ninguno de los participantes, organizadores, asistentes y acompañantes del evento por los medios periodísticos estaremos en este mundo.

Un bicentenario es precisamente un gran acontecimiento y, por esto, un motivo válido para prolongar su festejo y mantener el sentido de pertenencia a la Patria durante, mínimo, un mes antes y un mes después, con actos cada viernes a la noche, sábado y domingo de cada uno de esos dos meses: total 16 días y moneditas. Es sólo una opinión.

Cuenta, esta opinión, con un soporte importante para sostener que los festejos fueron mezquinos: la gruesa partida de recursos dispuesta por el gobierno nacional, destinada a cubrir el costo de los festejos. Fue de 137 millones de pesos, dice una versión, y de 160 millones dice otra. Las percantas y varonazos empiezan a reparar sobre el tema y a sacar sus cuentas.

El porteño en la lona que saca cuentas hace las propias y para ello toma la menor de las cifras consignadas. Equivale a 34.683.545 dólares si a los 137.000.000 los dividimos por 3,95 pesos por cada verde. Casi 35 millones de dólares -35 palos verdes- los que se dispusieron para el Bicentenario... Es mucha guita para cuatro días y una noche, más los actos en las provincias que, asegura el gobierno y si no hay olvidos, se programarían. Y entonces el porteño, desde la lona, se empieza a lamentar: calcula que con esa cifra pudo haber participado de una agenda artística y cultural mucho más amplia, extensa y gratuita de la que le mostaron.

Pero no queda otro remedio que sacar cuentas propias y opinar y lamentarse según cada uno: la Secretaría General de la Presidencia de la Nación, comandada por Oscar Parrilli, se ha negado sistemáticamente a informar al periodismo sobre el cómo de la utilización de 35 palos verdes de dinero público para celebrar los 200 años de la Revolución de Mayo.

 
Bailando tango, Horacio Ferrer PDF Imprimir Correo electrónico
Baile de tango
AddThis Social Bookmark Button

Qué tal si bailamos el tango, según el sentimiento del poeta y troesma Horacio Ferrer.

 Aquí van los versos titulados "Bailando en Buenos Aires"

Bailando el Tango en Buenos Aires, bailá
desconocida de un lejano país,
es la ciudad que sueña el Tango al dormir
y en este tango me ha soñado con vos.

Después tu nombre entre mis labios pondrás,
Ingrid, Giulietta, Sally, Lupe o Brigitte,
con la elegancia de su corte mejor
late a tus pies mi corazón.

Bailar el Tango es dar el alma al bailar,
cuando la orquesta es como un pulso interior,
la multitud se pone íntima y va
bailando en éxtasis igual que los dos.

Bailando el Tango en Buenos Aires así,
un paso y dos y tres, la pausa y seguir
del Bajo a Ezeiza y en la aduana bailar
sin recordar que has de partir.

Je t'aime, Ti amo, I love you, Ich liebe dich,
te amo, ¡te amo!

Bailá este tango que al bailar
hace florecer los cinco sentidos.
Qué ensimismada y linda vas,
sí, qué linda estás recostada en mí.
Cuando muy lejos te encontrés,
mimo bailarín, por dentro yo te abrazaré.

Bailando el Tango en Buenos Aires, bailá
desconocida de un lejano país,
entrá al abrazo del que nunca saldrás,
con su compás que se copió del vivir.

En nuestro abrazo ha de bailar otra vez
la yunta criolla que hace un siglo engendró
el primer tango en gracia sacramental
de Eva y Adán del arrabal.

Bailar el Tango es un hipnótico andar,
siendo uno el otro en un instante y, al fin,
espiritualizadamente bailar
sobre el pañuelo del adiós al partir.

Bailando el Tango en Buenos Aires así,
un paso y dos y tres, la vida bailás,
la vida misma, un tango amargo y feliz
sabio en amor y despedidas.

¡Arriverderci, bella! ¡Au revoir, mon amour!
¡Bis immer, mein schatz! ¡Adiós, mi vida, adiós!

Bailando el Tango te encontré,
bailando el Tango te perdí.

 

CierraTomás Buenos Aires sólo para decir: de nada, gente, de nada.

Última actualización el Sábado 22 de Mayo de 2010 20:45
 
Nos invitan: clown en el Konex por "Las Mañosas" PDF Imprimir Correo electrónico
¿Qué hay ciudad?
AddThis Social Bookmark Button
Pasado mañana 16 y el 20 de noviembre, siempre a las 21, las “Mañosas” presentan “Clown para Soñar”… Buscando risas para un sueño” en el Centro Cultural Konex.

La obra narra historias con momentos únicos e irrepetibles de dos personajes: Aire y Vuelo...arrinconadas por la risa. Las “Mañosas”, a través de “Clown para soñar” hacen lo posible para dejar una huella en cada espectador. Un viaje por el universo, conjugando amor, color, música y sueños.

Agradecemos la invitación: dicen que es para divertirse mucho, pero mucho.

Las “Mañosas” son Yanina Frankel y Valeria Maldonado, sobre una idea, creación y dirección propia.

“Mañosas” es una compañía de teatro-clown conformada en 2004 y sus actuaciones se han sucedido desde la integración hasta este presente con dos puestas en uno de los escenarios nuevos y a la vez principales de Buenos Aires.

 
«Inicio Anterior  61 62 63 64 65 66 67 68 69 70 Siguiente Fin»

Página 65 de 102

A Puro Tango
Milonga en el Cánning
Sábados desde las 22
Miércoles y domingos 18 hs
Av. Scalabrini Ortiz 1331
Reservas: 15 3604-0714

La milonga de Marta Famá Los miércoles desde las 21 Manuel Rodríguez 1191 a pasos del Cid Campeador
Reservas: 15 5645-8027

Consorcios
Administración Estudio Pino
Profesionales matriculados
Para que su edificio funcion
4952-5324 - 15 6189-3055

Román Pagano, 40 años de herrería

Por publicidad en este sitio contactarse a tomasbuenosaires@gmail.com

Humor

 El manejo de los conflictos internacionales en la ONU:

1. Si el problema es entre un país pequeño y una superpotencia, el país pequeño desaparecerá.

2. Si el conflicto es entre dos países pequeños, desaparecerá el problema.

3. Si la discusión es entre dos superpotencias, lo que desaparece es la ONU.

 

¿Cuál es la diferencia entre el capitalismo y el socialismo?
El capitalismo es la explotación del hombre por el hombre; el socialismo es justo al revés.

© 2016 Tomás Buenos Aires
Este sitio utiliza Joomla Software Libre. Desarrollo, Hosting y Producción Web por Asterisco Web's